Médecine

Paramédical

Autres domaines

Índice EMC Démo Suscribirse

Tratamiento del paciente en cirugía ambulatoria - 17/09/18

[44-003]  - Doi : 10.1016/S2211-033X(18)94137-X 
L. Tran a, A. Theissen b, M. Raucoules-Aimé a
a Pôle anesthésie-réanimations-urgences SAMU SMUR, CHU de Nice, Hôpital Pasteur 2, 30, avenue de la Voie-Romaine, 06000 Nice, France 
b Service d'anesthésie-réanimation, Centre hospitalier Princesse-Grace, 1, avenue Pasteur, 98000 Monaco 

En prensa. Pruebas corregidas por el autor. Disponible en línea desde el mardi 25 septembre 2018

Resumen

La cirugía ambulatoria es una alternativa a la hospitalización tradicional (que requiere una estancia hospitalaria) y permite al paciente volver a su domicilio el mismo día de su ingreso (en la actualidad, la estancia debe ser inferior a 12 horas) después de haberse sometido a una intervención quirúrgica en un entorno técnico quirúrgico. La cirugía ambulatoria está sometida desde 1992 a una reglamentación precisa. Esta modalidad de tratamiento se considera beneficiosa en términos de organización del sistema asistencial, de calidad de la atención, de satisfacción de los pacientes y permite una reducción del coste asistencial. Los criterios de selección de los pacientes para la cirugía ambulatoria son de tipo médico, psicosocial y ambiental. La mayoría de las patologías no contraindican el manejo ambulatorio. Sin embargo, algunas deben valorarse en función de la gravedad de la afección teniendo en cuenta los riesgos potenciales asociados: obesidad mórbida, síndrome de apnea del sueño, coronariopatía evolutiva, insuficiencia renal, etcétera. Parece que la influencia de la edad sobre la evolución postoperatoria sólo es significativa para los grandes ancianos. El riesgo de hospitalización imprevista es mayor en esta población; hay que tenerlo en cuenta durante la programación del procedimiento e informar de ello al paciente y sus allegados. La premedicación farmacológica no es sistemática en cirugía ambulatoria y se reserva a los pacientes ansiosos. La mejor de las premedicaciones consiste en el diálogo durante la consulta de anestesia y en la calidad de la recepción del paciente. Aunque la anestesia locorregional (ALR) está en pleno auge, la anestesia general supone cerca del 55% de las anestesias realizadas en los procedimientos ambulatorios. La administración simultánea de anestésicos locales (AL), mediante infiltración o por bloqueo periférico tiene como objetivo reducir la morbimortalidad perioperatoria y el tiempo que pasa el paciente en la sala de vigilancia postoperatoria (SVPO). El beneficio de la utilización de los morfínicos durante la anestesia ambulatoria debe sopesarse siempre, debido a los efectos secundarios (náuseas, vómitos, somnolencia) que pueden retrasar el alta del paciente. Si el anestesista-reanimador realiza una sedación, debe llevarla a cabo de un modo acorde a las condiciones técnicas de funcionamiento de los centros sanitarios relativas a la anestesia. La ALR, aunque aún está infrautilizada, presenta muchas ventajas en cirugía ambulatoria. Permite la reducción de náuseas y vómitos postoperatorios (NVPO), una reducción de los costes y una analgesia postoperatoria eficaz. La colocación de un catéter al nivel de la herida quirúrgica, de un plexo, de un trayecto nervioso o de una articulación reduce el dolor postoperatorio. Con vistas a determinar la idoneidad para el alta, la escala más utilizada en la actualidad es el Sistema de puntuación del alta postanestésica o PADSS (Post-anaesthesia Discharge Scoring System) o la PADSS modificada. En Francia, se asocia a las recomendaciones de Korttila. La necesidad de beber y de orinar antes del alta sólo es indispensable en la cirugía o los pacientes de riesgo. La tasa de complicaciones en cirugía ambulatoria es muy baja. Las hospitalizaciones no programadas suponen el 0,26-2,6%, dependiendo de los equipos y de la cirugía realizada. El mayor porcentaje de ingresos no programados se observa en ginecología, en particular después de laparoscopia, y en urología. Se trata esencialmente de hemorragias o de dolor no manejable en el domicilio.


Palabras clave : Cirugía ambulatoria, Anestesia, Circuitos, Flujo, Indicadores de calidad, Dolor, Náuseas y vómitos, Reglamentación


Esquema


 Para citar este artículo, no utilice esta referencia sino la referencia de la versión original publicada en EMC - Anestesia-Reanimación 2018;44(1):1-21 [E - 36-635-A-10].


© 2018  Elsevier Masson SAS. Reservados todos los derechos.
Añadir a mi biblioteca Eliminar de mi biblioteca Imprimir
Exportación

    Exportación citas

  • Fichero

  • Contenido

Bienvenido a EM-consulte, la referencia de los profesionales de la salud.
El acceso al texto completo de este artículo requiere una suscripción o una compra individual.

¿Ya suscrito a este tratado ?

Mi cuenta


Declaración CNIL

EM-CONSULTE.COM se declara a la CNIL, la declaración N º 1286925.

En virtud de la Ley N º 78-17 del 6 de enero de 1978, relativa a las computadoras, archivos y libertades, usted tiene el derecho de oposición (art.26 de la ley), el acceso (art.34 a 38 Ley), y correcta (artículo 36 de la ley) los datos que le conciernen. Por lo tanto, usted puede pedir que se corrija, complementado, clarificado, actualizado o suprimido información sobre usted que son inexactos, incompletos, engañosos, obsoletos o cuya recogida o de conservación o uso está prohibido.
La información personal sobre los visitantes de nuestro sitio, incluyendo su identidad, son confidenciales.
El jefe del sitio en el honor se compromete a respetar la confidencialidad de los requisitos legales aplicables en Francia y no de revelar dicha información a terceros.