Médecine

Paramédical

Autres domaines

Índice Suscribirse

Enfermedades benignas del ovario y tumores malignos de ovario, útero y vagina en la niña y en la adolescente

[802-A-17]  - Doi : 10.1016/S1283-081X(11)59310-5 

O. Oberlin a   : Médecin-assistant de centre anticancéreux, H. Martelli b : Professeur des Universités, praticien hospitalier

Ver las filiaciones

Bienvenido a EM-consulte, la referencia de los profesionales de la salud.
El acceso al texto completo de este artículo requiere una suscripción o una compra individual.

páginas 8
Iconografías 1
Vídeos 0
Otros 1

Resumen

Una masa ovárica detectada en la infancia corresponde en alrededor del 50% de los casos a una enfermedad no tumoral, como un quiste funcional. Entre los tumores de ovario, los tumores benignos son más frecuentes que los cánceres, por lo que una masa ovárica tendrá un 80% de posibilidades de ser benigna. Independientemente de las circunstancias en las que estos tumores son descubiertos, es importante efectuar, antes de la intervención quirúrgica, aunque sea urgente, pruebas complementarias: radiografía simple de abdomen, ecografía y determinación de marcadores tumorales (alfafetoproteína y gonadotropina coriónica humana [hCG]), que orientan el diagnóstico. Los tumores malignos o potencialmente malignos son casi siempre tumores de origen germinal o del estroma, al contrario que los tumores epiteliales observados en el adulto. Estos tumores presentan una evolución rápida y cierto potencial metastático, pero su pronóstico es excelente siempre que se controlen correctamente, en estrecha colaboración entre cirujanos y oncólogos pediátricos. Los factores pronósticos antes de la era de la quimioterapia inicial eran el estadio de extensión de la enfermedad y la histología. Los tumores compuestos de tejido del saco vitelino o de coriocarcinoma eran los más malignos, con una tasa de supervivencia, para los tumores diseminados en la pelvis o el abdomen, de menos del 20%. Estos factores pronósticos han desaparecido por completo después del uso de quimioterapias más eficaces, sobre todo con cisplatino y bleomicina. Los tumores de estirpe genital de la niña son excepcionales y reagrupan los rabdomiosarcomas, los tumores germinales y los adenocarcinomas de células claras. Su tratamiento es diferente, aunque las tasas de curación son excelentes si el diagnóstico es precoz. El tratamiento permite conservar útero, vagina y ovarios funcionales en la mayoría de los casos.


Palabras Clave : Tumor de ovario, Tumor de vagina, Tumor de útero, Tumor benigno de ovario


Esquema


© 2011  Elsevier Masson SAS. Reservados todos los derechos.
Añadir a mi biblioteca Eliminar de mi biblioteca Imprimir
Artículo precedente Artículo precedente
  • Pubertad normal y patológica: aspectos médicos y psicológicos
  • P. Alvin
| Artículo siguiente Artículo siguiente
  • Patología mamaria en la adolescencia
  • S. Deguelte-Lardière, E. Monceau, T. Routiot, M.-L. Poli-Mérol

Bienvenido a EM-consulte,
la referencia de los profesionales de la salud.

Más de 500.000 artículos médicos,
paramédicos y científicos a su disposición.

El acceso al texto completo de este artículo requiere una suscripción o una compra individual

¿Ya suscrito a este tratado ?