Médecine

Paramédical

Autres domaines

Índice Suscribirse

Fístulas vesicovaginales

[41-175]
A. Cortesse 
Service d'urologie, hôpital Saint-Louis, 1, avenue Claude-Vellefaux, 75010 Paris  France
Service d'urologie, hôpital des Diaconnesses, 18, rue du Sergent-Bauchat, 75012 Paris  France
A. Colau
Service d'urologie, hôpital des Diaconnesses, 18, rue du Sergent-Bauchat, 75012 Paris  France
Service d'urologie, hôpital intercommunal de Créteil, 40, avenue de Verdun, 94000 Créteil  France

Bienvenido a EM-consulte, la referencia de los profesionales de la salud.
El acceso al texto completo de este artículo requiere una suscripción o una compra individual.

páginas 12
Iconografías 43
Vídeos 0
Otros 0
Artículo archivado , publicado en el tratado Urología
y reemplazado por un artículo más reciente: clic aquí para acceder

Resumen

El tratamiento de las fístulas vesicovaginales es un problema al que se enfrentan los urólogos desde hace mucho tiempo. Sin embargo, su etiología ha cambiado: en los países desarrollados prácticamente han desaparecido las fístulas obstétricas; éstas han sido sustituidas por lesiones traumáticas que se producen durante la cirugía ginecológica benigna, principalmente, y la cirugía del cáncer pélvico, así como por lesiones por radioterapia. El estudio de las lesiones debe realizarse cuidadosamente para confirmar la fístula y su situación exacta en relación con la vagina, la vejiga y los orificios ureterales. Es preciso verificar sistemáticamente la ausencia de fístula ureterovaginal asociada (10% de los casos) ya que ello modifica totalmente la vía de acceso quirúrgica y la técnica. Existen numerosos procedimientos quirúrgicos para tratar estas fístulas vesicovaginales. Se utilizan dos vías de acceso muy diferentes: la vía vaginal y la vía abdominal. La elección de la vía de acceso depende de las características de la fístula y, en último término, del cirujano, que hace la elección en función de su experiencia. Se considerarán las diferentes técnicas del tratamiento de las fístulas simples por vía vaginal: técnica de Chassar-Moir con escisión de la fístula, técnica sin escisión de la fístula formando un colgajo vaginal y técnica de colpocleisis de Latzko. Para los casos de fístula compleja, se tratarán las técnicas de interposición de tejidos sanos: colgajo de Martius, músculo gracilis o peritoneo. La vía de acceso abdominal de las fístulas vesicovaginales puede practicarse de forma transvesical subperitoneal en las fístulas simples y de forma transperitoneovesical en las fístulas complicadas que requieren reimplantación ureteral o la interposición de epiplón. Los cuidados postoperatorios son los mismos, independientemente de la vía de acceso. El punto crucial es el drenaje vesical mediante sonda uretral o un catéter suprapúbico durante un promedio de diez días. Antes de retirar el drenaje, es conveniente realizar un control mediante cistografía miccional.



"Palabras clave" : Fístulas vesicovaginales, Vía de acceso vaginal, Vía de acceso subperitoneal, Vía de acceso transvesical, Colgajo de Martius, Músculo gracilis, Epiploplastia, Drenaje vesical

Esquema



© 2004  Elsevier SAS. Reservados todos los derechos.

Añadir a mi biblioteca Eliminar de mi biblioteca Imprimir

Bienvenido a EM-consulte,
la referencia de los profesionales de la salud.

Más de 500.000 artículos médicos,
paramédicos y científicos a su disposición.

El acceso al texto completo de este artículo requiere una suscripción o una compra individual

¿Ya suscrito a este tratado ?