Médecine

Paramédical

Autres domaines

Índice Suscribirse

Trastornos del desarrollo intelectual: deficiencia intelectual, discapacidad mental - 17/08/20

[4-103-C-40]  - Doi : 10.1016/S1245-1789(20)44097-1 
V. des Portes a, b, c  : Neuropédiatre, professeur des Universités, praticien hospitalier, chef de service
a Service de neuropédiatrie, Hôpital Femme-Mère-Enfant, Hospices civils de Lyon, 59, boulevard Pinel, 69675 Bron, France 
b Centre de référence « Déficiences intellectuelles de causes rares » et filière nationale de santé « DéfiScience »: maladies rares du neurodéveloppement, Institut des sciences cognitives, CNRS, UMR 5304, 69675 Bron, France 
c Université de Lyon, Lyon, France 

Bienvenido a EM-consulte, la referencia de los profesionales de la salud.
El acceso al texto completo de este artículo requiere una suscripción.

páginas 11
Iconografías 4
Vídeos 0
Otros 1

Resumen

La deficiencia intelectual (DI) o trastorno del desarrollo intelectual (TDI) es uno de los principales trastornos del neurodesarrollo y afecta a alrededor del 2% de la población, lo que supone más de un millón de personas en Francia, por ejemplo. Se caracteriza por una capacidad reducida de razonar y de comprender una información abstracta o compleja, lo que tiene una repercusión importante sobre los aprendizajes escolares y limita las capacidades de adaptación en la vida diaria, incluso en la edad adulta. La discapacidad intelectual, o discapacidad mental, se debe a una interacción entre la vulnerabilidad individual de una persona con una DI y su ecosistema, es decir, el entorno familiar, cultural e institucional, que puede ser un obstáculo o un elemento facilitador. La identificación de un niño con una trayectoria de desarrollo inusual requiere que los profesionales tengan unos conocimientos adecuados del desarrollo psicomotor. La DI puede ser aislada, pero también en muchas ocasiones está imbricada con otros trastornos del neurodesarrollo, como el autismo, trastornos motores o sensoriales (audición, visión), trastornos graves del sueño o de la alimentación, así como patologías médicas como la epilepsia o trastornos psicopatológicos muy diversos como la ansiedad, la depresión y trastornos de regulación emocional. Las causas de DI son múltiples. Más del 50% de las veces son de origen genético, con varios cientos de enfermedades raras, pero aún se desconocen con mucha frecuencia. La difusión de las nuevas técnicas de genética (secuenciación de alto rendimiento) debería hacer que disminuya el número de personas sin diagnosticar, lo que destaca la importancia de un proceso diagnóstico razonado y basado en la clínica. Una evaluación multidimensional frecuente de las competencias cognitivas, escolares, socioemocionales y adaptativas durante toda la vida permite evaluar mejor el funcionamiento de las personas con una DI y plantear las estrategias adecuadas de aprendizaje, de cuidados, de acompañamiento y de apoyo, para lograr una mejor calidad de vida y una mayor participación en la vida de la sociedad.

El texto completo de este artículo está disponible en PDF.

Palabras clave : Deficiencia intelectual, Trastorno del desarrollo intelectual (TDI), Trastornos del neurodesarrollo (TND), Genética, Acceso a la asistencia, Evaluación multidimensional


Esquema


© 2020  Elsevier Masson SAS. Reservados todos los derechos.
Añadir a mi biblioteca Eliminar de mi biblioteca Imprimir
Exportación

    Exportación citas

  • Fichero

  • Contenido

Artículo precedente Artículo precedente
  • Coma en el niño
  • P. Sachs, S. Dauger
| Artículo siguiente Artículo siguiente
  • Detección precoz de los trastornos del lenguaje oral en la infancia y su clasificación
  • P. Colas, S. Ruiz, F. Delteil

Bienvenido a EM-consulte, la referencia de los profesionales de la salud.
El acceso al texto completo de este artículo requiere una suscripción.

Bienvenido a EM-consulte, la referencia de los profesionales de la salud.
La compra de artículos no está disponible en este momento.

¿Ya suscrito a este tratado ?

Mi cuenta


Declaración CNIL

EM-CONSULTE.COM se declara a la CNIL, la declaración N º 1286925.

En virtud de la Ley N º 78-17 del 6 de enero de 1978, relativa a las computadoras, archivos y libertades, usted tiene el derecho de oposición (art.26 de la ley), el acceso (art.34 a 38 Ley), y correcta (artículo 36 de la ley) los datos que le conciernen. Por lo tanto, usted puede pedir que se corrija, complementado, clarificado, actualizado o suprimido información sobre usted que son inexactos, incompletos, engañosos, obsoletos o cuya recogida o de conservación o uso está prohibido.
La información personal sobre los visitantes de nuestro sitio, incluyendo su identidad, son confidenciales.
El jefe del sitio en el honor se compromete a respetar la confidencialidad de los requisitos legales aplicables en Francia y no de revelar dicha información a terceros.