Médecine

Paramédical

Autres domaines

Índice EMC Démo Suscribirse

Vulvodinias esenciales - 09/03/12

[162-A-20]  - Doi : 10.1016/S1283-081X(12)60833-9 
E. Bois : Interne des Hôpitaux, C. Clément : Chef de clinique des Universités, assistant des Hôpitaux, O. Graesslin  : Professeur des Universités, praticien hospitalier
Service de gynécologie-obstétrique, Institut Mère-Enfant Alix de Champagne, Centre hospitalier universitaire, 45, rue Cognacq-Jay, 51092 Reims cedex, France 

Bienvenido a EM-consulte, la referencia de los profesionales de la salud.
El acceso al texto completo de este artículo requiere una suscripción o una compra individual.

páginas 8
Iconografías 6
Vídeos 0
Otros 1

Resumen

Las vulvodinias, motivo frecuente de consulta, son una verdadera fuente de molestia que se suele traducir por una quemazón. En la actualidad se distinguen formas generalizadas o esenciales y formas localizadas, con carácter espontáneo o provocado por el contacto. El diagnóstico se establece tras descartar una dermatosis, una infección, un trastorno anatómico o un problema neurológico. La exploración física de las pacientes con vulvodinia es, por lo tanto, normal. El componente psicológico es evidente, pero difícil de aceptar por la paciente. Las pruebas complementarias son útiles al principio, pero hay que evitar repetirlas muy a menudo. El tratamiento es largo, a menudo complicado, por el hecho de que la fisiopatología no se conoce del todo. El tratamiento debe ser multidisciplinario (somático y psicológico): requiere la colaboración de ginecólogo, psicoterapeuta, sexólogo y dermatólogo. Cada elemento de la estrategia terapéutica se propone progresivamente. En cualquier caso, es importante reconocer la enfermedad y explicarla a la paciente. Los tópicos locales se suelen proponer de primera intención, pero son decepcionantes. La rehabilitación pélvica asistida con técnica de electroestimulación y de biorretroalimentación es muy útil en caso de vaginismo. El tratamiento médico del dolor se basa en los antidepresivos tricíclicos como la amitriptilina. Una psicoterapia conductual y/o analítica o consultar a un sexólogo permite que la paciente no se sienta sola. El tratamiento quirúrgico sólo se propone de forma excepcional, tras el fracaso de los tratamientos anteriores y de una buena intervención psicosexual.

El texto completo de este artículo está disponible en PDF.

Palabras clave : Dolor vulvar, Vulvodinia, Quemazón vulvar, Dispareunia, Eritema vulvar, Vestibulodinia


Esquema


© 2012  Elsevier Masson SAS. Reservados todos los derechos.
Añadir a mi biblioteca Eliminar de mi biblioteca Imprimir
Exportación

    Exportación citas

  • Fichero

  • Contenido

Artículo precedente Artículo precedente
  • Dolor pélvico agudo en la mujer: orientación diagnóstica y conducta práctica
  • C. Huchon, A. Fauconnier
| Artículo siguiente Artículo siguiente
  • Disfunción sexual de la pareja
  • L. Beltran

Bienvenido a EM-consulte, la referencia de los profesionales de la salud.
El acceso al texto completo de este artículo requiere una suscripción o una compra individual.

El acceso al texto completo de este artículo requiere una suscripción o una compra individual

¿Ya suscrito a este tratado ?

;

Mi cuenta


Declaración CNIL

EM-CONSULTE.COM se declara a la CNIL, la declaración N º 1286925.

En virtud de la Ley N º 78-17 del 6 de enero de 1978, relativa a las computadoras, archivos y libertades, usted tiene el derecho de oposición (art.26 de la ley), el acceso (art.34 a 38 Ley), y correcta (artículo 36 de la ley) los datos que le conciernen. Por lo tanto, usted puede pedir que se corrija, complementado, clarificado, actualizado o suprimido información sobre usted que son inexactos, incompletos, engañosos, obsoletos o cuya recogida o de conservación o uso está prohibido.
La información personal sobre los visitantes de nuestro sitio, incluyendo su identidad, son confidenciales.
El jefe del sitio en el honor se compromete a respetar la confidencialidad de los requisitos legales aplicables en Francia y no de revelar dicha información a terceros.